El ataque a la AN: un ataque a la democracia

Desde que el gobierno de Nicolás Maduro perdió la mayoría en la Asamblea Nacional en diciembre de 2015, ésta ha sido para aquel, en el mejor de los casos, una piedra en el zapato, una muy grande. Con razón además: el parlamento es el sitio en el que yace el principio de la democracia, su sentido original; es donde las diferentes opiniones son escuchadas y las ideas puestas a prueba; es donde la palabra, parte fundamental de una sociedad civilizada, encuentra su poder; todos estos valores que contrapone Maduro. Dice Juan Carlos Laporte: «el Parlamento es la caja de resonancia de las diferentes voces de la opinión pública que transportan los reclamos de la esfera social a la esfera de la política». Pero el régimen de Maduro es sordo, a éste no le interesa escuchar reclamos, sólo loas y alabanzas, es por ello que a la institución garante del poder de la palabra la calla.

Así, pues, ahora sabemos algo más acerca de su régimen: además de sordo, es bruto y cruel; los actos salvajes desplegados en contra de la población en general, y contra la Asamblea Nacional (AN) en particular, lo demuestran. Es en la segunda en la que me voy a enfocar: ¿Qué implicaciones tiene para nuestra democracia ese ataque?, ¿qué nos dice del estado de cosas en Venezuela?, ¿es esto el triunfo de la barbarie sobre la civilización, aquello que tanto temían los románticos? Veamos.

Seguir leyendo “El ataque a la AN: un ataque a la democracia”

Anuncios